Mastica Esto: Calor, llamas y el Kindle

Posted by
Pin It

Las cosas cambian. Acostúmbrate.

 
Si miras tu vida en el último año, indudablemente verás que el cambio ha dejado su marca, por grande o pequeña que sea. Aun en los últimos meses, el cambio ha estado reordenando nuestro mundo.

 
Xinwei Wang, profesor adjunto de ingeniería mecánica en la universidad de Iowa State, recientemente condujo un estudio sobre la conductividad térmica en telas de araña, y su estudio reveló resultados extraordinarios.

 
Wang halló que la seda de araña conduce el calor a una velocidad de 416 vatios por metro Kelvin — superando al cobre por 15 vatios y aprovechando la conductividad casi 700 veces más de la de los tejidos de la piel.

 
Aparentemente, la seda de araña tiene la conductividad más alta de todos los materiales orgánicos, aun superando a excelentes conductores como el silicio, el hierro puro y el aluminio. Wang también descubrió que el estiramiento de la seda a su límite aumenta su conductividad — un efecto inusual en el mundo de los conductores.

 
Estos recientes hallazgos podrían muy bien resultar en innovaciones con aplicaciones básicas de la vida: ropa más fresca, mejores vendajes y aparatos electrónicos excepcionales.

 
Ahora voltea las páginas del tiempo 2.000 años, más o menos, y notarás brechas gigantes entre las características comunes en la conversación del mercado.

 
Para los griegos, mientras avanzaban a través del ágora, el tema de los cuatro elementos del universo podía surgir. Hoy en día, los 118 elementos de la tabla periódica se pueden presentar en una discusión entre unos científicos tomándose una taza de café o aun unos estudiantes de quinto grado durante su tiempo de recreo.

 
Las ideas cambian y mientras lo hacen, las percepciones también.

 
Como uno de los cuatro elementos en el pensamiento griego antiguo, el fuego es algo que asombra la mente.

 
Al contrario de lo que tal vez hayas creído durante tu niñez, el fuego en sí mismo no es materia; resulta de la metamorfosis de la materia de una forma a otra. Cuando el oxígeno y un combustible de alguna clase reaccionan químicamente, los gases ascienden al aire, junto con los átomos carbonos que emanan luz al calentarse. Eso es lo que da la apariencia de una llama.

 
Los funcionamientos internos de los mecanismos de fuego van mucho más allá de lo que acabo de mencionar, pero la verdad sigue siendo la misma: El fuego, tal como lo conocemos, es una fachada. Sólo una mirada más cercana puede aclarar su verdadera naturaleza.

 
Un cambio más en el mundo que llamó mi atención justo la semana pasada fue el papel de la enciclopedia. La mayor enciclopedia del lenguage inglés está dejando atrás su cubierta de tapa dura y realizando la transición al ámbito digital de existencia, marchando detrás también de los populares lectores electrónicos nuevos (como el Kindle Fire, por ejemplo).

 
Mientras el cambio ocurre, nosotros cambiamos, también. El cambio está aquí. Saquémosle el mayor provecho posible.

 

——

 

Mark Miller es estudiante de segundo año con una especialización en periodismo. Él es de Lancaster, Penn. y le gusta viajar, crear música y aprender otros idiomas. También le encanta leer y escribir poemas mientras de pasar tiempo al aire libre.

 

(To read this article in English, click here!)